¿Están relacionadas la obsolescencia y la dispersión?

¿Están relacionadas la obsolescencia y la dispersión?

Se ha prestado considerable atención, en esta revista y en otros lugares, a cada uno de los dos aspectos del uso de la literatura. Uno de ellos es la disminución relativa en el uso de material a medida que envejece («obsolescencia») que ha sido discutido por Brookes y muchos otros. El otro aspecto es hasta qué punto el uso del material tiende a concentrarse en unos pocos títulos (‘Ley de dispersión de Bradford’), que ha sido tratado por Bradford, Leimkuhler, Brookes y Fairthorne.

Cole percibió que estas dos «leyes», especialmente cuando se examinaban en conjunto, tenían implicaciones significativas para decidir qué tan grandes deberían ser las colecciones de la biblioteca. Esta área ha sido analizada con más profundidad por Buckland y Woodburn y por Brookes.

En resumen, estos análisis dan una idea de la economía de las políticas de existencias de bibliotecas con respecto al número de títulos de revistas que se conservan y el tiempo que se almacenan.

Además, son relevantes para la gestión de los servicios de indexación y resumen en el sentido de que indican la pérdida de cobertura que podría esperarse que resulte de la exclusión de la literatura más antigua y marginal.

En cada caso se supone que existe un patrón comprobable de obsolescencia que se sabe que varía de un tema a otro. Además, se supone que se puede estimar el efecto de dispersión y que también variará de un sujeto a otro.

Parece que se ha descuidado la posibilidad de que exista alguna relación entre estas dos variaciones. ¿Están relacionados? Sería de considerable interés teórico si pudiera establecerse una relación y podría evitarse mucha recopilación de datos si lograra deducirse una de la otra.

En la Unidad de Investigación de Bibliotecas de la Universidad de Lancaster, cuando se exploraron las implicaciones de la dispersión y la obsolescencia durante 1967 y 1968, se intentó ver si había alguna evidencia de una relación.

Los resultados fueron indicativos, pero no concluyentes. Otros intereses de investigación han tenido prioridad y el propósito de esta nota es describir lo que se hizo con la esperanza de que los investigadores involucrados en el análisis bibliométrico puedan continuar con este tema.

Es conveniente discutir la dispersión y la obsolescencia en términos de la compacidad de las literaturas. Una literatura altamente obsoleta como la física es más compacta con respecto al tiempo, que la literatura de geología.

De manera similar, algunas literaturas son más compactas con respecto a la dispersión que otras. La hipótesis inicial había sido que la dispersión y la obsolescencia tienden a variar inversamente. Por ejemplo, algunas literaturas tienden a ser amplias y cortas (muy dispersas en una amplia portada de revistas, pero obsoletas en poco tiempo); mientras que otras pueden ser estrechas y largas (concentradas en pocas revistas, pero de larga duración, es decir, obsoletas) (solo lentamente). Esto se representa gráficamente en la Fig. 1a.

Una hipótesis alternativa fue que la dispersión y la obsolescencia tienden a variar directamente. Por ejemplo, algunas literaturas tienden a ser compactas (estrechamente concentradas en unas pocas revistas y obsoletas en poco tiempo); mientras que otras son difusas (ampliamente dispersas en una amplia portada de revistas y de larga duración, es decir, obsolescencia lentamente). Esto se muestra en la Fig. 1b.

Para obtener datos comparables para diferentes temas, se hizo referencia a las publicaciones seriadas de Brown’s Scientific. Contiene análisis de las citas al final de los artículos publicados durante un período de aproximadamente dieciocho meses en cada una de las ocho materias científicas: Matemáticas, Física, Química, Geología, Fisiología, Botánica, Zoología y Entomología. Las citas de revistas en cada tema se ordenaron por revista para darles dispersión y por edad para dar obsolescencia.

Los datos se presentan sin procesar y no se intentó ajustar las curvas a los resultados. De hecho, el comentario de Brown mezcla medidas absolutas y proporciones. Por ejemplo, su Tabla 16 da la proporción de cada muestra cubierta por las 100 revistas más productivas, aunque los tamaños de muestra varían enormemente. Hubiera sido más apropiado haber examinado la proporción de cada muestra cubierta por una proporción determinada de revistas.

Se analizaron los datos de Brown y se representó la obsolescencia frente a la dispersión para cada uno de los ocho sujetos. Los resultados, que se presentan en la figura 2, están claramente en desacuerdo con la hipótesis original de que la dispersión y la obsolescencia varían inversamente.

En cambio, muestran una tendencia a variar directamente. Los datos implican claramente que la compacidad con respecto al tiempo está asociada con la concentración con respecto a la dispersión.

Fig. 2. Compacidad de las publicaciones

El coeficiente de dispersión k se toma de la formulación de Cole de la ley de dispersión de Bradford R n = R N (1 + k log n / N) donde R n es el número de referencias en las n revistas más productivas en una literatura en la que N las revistas aportan referencias de R N. Los valores de k que se dan se basan en cada caso en el valor de R n que constituye el 90% de R N. Datos de Brown.

Se debe tomar nota de precaución con respecto a este hallazgo. En algunos temas, las revistas y fuentes elegidas aportaron más citas que en otros. Por ejemplo, las principales revistas de química contribuyeron con 10.052 citas; mientras que las principales revistas de zoología contribuyeron con 1.819.

De hecho, existe una correlación entre el tamaño de la muestra y los dos tipos de compacidad. Los sujetos “compactos” son aquellos con mayor número de citas en sus muestras. Las implicaciones de esto no están claras.

Los patrones de dispersión y obsolescencia parecerían ser «adimensionales», en el sentido de que uno esperaría que una muestra aleatoria de cualquier distribución formara una distribución de la misma forma. Sin embargo, el profesor ET O’Neill ha sugerido que puede haber un elemento de dimensionalidad en que los tamaños de muestra pequeños conducen al cálculo de coeficientes de dispersión que sobrestiman la cantidad real de dispersión.

Tal sesgo podría explicar, al menos parcialmente, la correlación entre el tamaño de la muestra y la compacidad literaria con respecto a la dispersión. Una explicación alternativa de la correlación con el tamaño de la muestra es que una literatura altamente concentrada necesita tener revistas relativamente voluminosas en la zona nuclear y que este volumen determina el tamaño de las muestras recogidas por el método de Brown.

Suponiendo que algunas literaturas son más compactas que otras, uno se pregunta por qué debería ser así.

El Dr. A. Hindle ha sugerido que la compacidad de las literaturas podría estar relacionada con la «dureza» o «suavidad» de un tema; es decir, en qué medida la terminología y las hipótesis son claramente definibles y los problemas están altamente estructurados. Al respecto, la física se considera generalmente más «dura» que la biología.

Las clasificaciones de los sujetos con respecto a la compacidad en la figura 2 parecen coincidir aproximadamente con las impresiones subjetivas de la relativa dureza y suavidad de los sujetos en cuestión. De forma totalmente independiente; el profesor de Solla Price ha propuesto la teoría de que la obsolescencia está relacionada con la dureza y la suavidad, además puede utilizarse como índice de dureza.

Fuente: https://people.ischool.berkeley.edu/~buckland/obscat.html

Traducido porhttps://juegosiesta.com/

Volver al inicio
18+
Verificación de edad Este sitio web requiere que tengas más de 18 años para ingresar SÍ, TENGO MÁS DE 18 AÑOS Todavia no tengo 18 años Lo siento, no eres mayor de edad para ver este contenido